QUE ES LA HOMEOPATÍA EXPLICACIÓN PARA MÉDICOS GENERALES Y ESPECIALISTAS

La Homeopatía posee plena identidad como campo disciplinar y es posible enseñarla como especialidad, porque tiene:

  • Doctrina propia 
  • Leyes naturales que le sirven de base y la rigen 
  • Filosofía propia 
  • Objeto de estudio delimitado y definido
  • Método y técnicas propias
  • Procedimientos e instrumentos particulares.

 

                                               Todo ello integrado en el Método Homeopático por lo cual se debe considerar una ciencia médica completa, por lo tanto su ejercicio deberá ser siempre realizado por médicos, ya que requiere un profundo conocimiento del hombre y la naturaleza humana, que es su primer motivo de estudio, desde el punto de vista, físico (anatómico, fisiológico, neurológico endocrinológico etc.) así como psicológico y social.

La Homeopatía es una medicina  cuya práctica se basa en la Ley de la Semejanza. Para ejercer este tipo de medicina es necesario el conocimiento profundo de la enfermedad y la observación meticulosa del enfermo, con el fin de establecer un diagnóstico preciso y poder así plantear la prescripción de un remedio a dosis infinitesimales. Las indicaciones del remedio han sido proporcionadas por la experiencia y por la experimentación.

A la Homeopatía se le considera un método no un sistema.  El método es un recurso y un procedimiento que asegura un mejor resultado y para esto es necesario que tenga postulados y principios que satisfagan el entendimiento y que permitan el ordenamiento en forma tal que constituya un todo indestructible, esto formula una doctrina.  La doctrina es la mística que debe tener toda verdadera ciencia, es involucrar al espíritu del hombre, al espíritu del estudioso y esto quiere decir que el conocimiento tenga una característica de universalidad, fundamentado en leyes naturales, que sea precisamente algo que satisfaga la totalidad del ser humano pensante, reflexivo y actuante.

Indudablemente la Homeopatía nace como una medicina verdaderamente experimental, que en forma insuperable la realiza Samuel Hahnemann porque experimenta exclusivamente en el hombre lo que ha de servir al hombre (EXPERIMENTACION PURA).  Y esto es definitivo e insuperable, ya que en ese ser humano es en el que se deduce todo lo que corresponde a la medicina, desde sus inicios posibles deducibles, hasta el devenir que también se puede deducir.

En Homeopatía no se descubre un medicamento para hoy sino, para siempre.  En la experimentación pura los primeros síntomas que muestra un medicamento al experimentarlo son a nivel psíquico, antes de manifestarse a nivel físico.  Esto nos muestra la trascendencia  de la acción medicamentosa homeopática.

De la experimentación pura surge la curación por el semejante (LEY DE LOS SEMEJANTES)  Una enfermedad, debe curar a otra enfermedad “SIMILIA SIMILIBUS CURENTUR”.  Toda droga no es capaz de curar más que aquello que es capaz de producir en el sano.

Curar, es devolver la salud al enfermo, lo cual se logra con un medicamento adecuado y con la ayuda de la naturaleza propia del enfermo (NATURA MORBORUM MEDICATRIX).  La naturaleza es el mejor médico de las enfermedades; lo cual nos lleva a reconocer, sin salirnos de lo experimental, que cada enfermo padece según su especie y dentro de su especie, según su naturaleza (INDIVIDUALIDAD MORBOSA); de aquí que cada individuo merezca un trato como enfermo no como enfermedad.

Con la experimentación pura también se descubre que cada individuo trae sus predisposiciones mórbidas (MIASMA LATENTE).  El fondo que hace posible la enfermedad, es lo persistente en el orden psíquico y dinámico que nos caracteriza; nuestra actualidad es determinada por nuestro fondo constitucional, lo que es permanente en nosotros de orden dinámico como de orden material; lo material es lo que estamos modificando y/o eliminando a cada momento.

El siguiente postulado es el DINAMISMO VITAL, que es el dinamismo que reconoció Hahnemann en todo ser viviente. La existencia, la vida en sí, es justamente lo dinámico que está en nosotros mientras vivimos; es la actividad primaria, la actividad fundamental, la sensibilidad, la voluntad  y el entendimiento.  Esta es una realidad manifiesta que el médico debe conocer y entender en cada enfermo para poder tratarlo.

Las predisposiciones enfermantes o Miasmas constitucionales, así como acontecimientos negativos en la vida diaria, desvían el buen funcionamiento del DINAMISMO VITAL, provocando en el hombre sano una nueva forma de vivir ahora como enfermo, lógicamente para actuar sobre ellos necesitamos medicamentos dinámicos para obrar sobre nuestro afecto, entendimiento y voluntad; de aquí se desprende la necesidad de dosis imponderables, DOSIS MINIMAS.

Hay que estudiar al enfermo, entenderlo, captar todas sus posibilidades y posteriormente hacer lo mismo con el medicamento, para compaginarlos y de esa manera lograr la curación (INDIVIDUALIDAD MEDICAMENTOSA). Cada individuo en cada momento existencial, necesita un medicamento único para ese momento.

Estos son los postulados de la Homeopatía, la esencia de la misma, de los que no podemos prescindir; entonces vemos palpablemente el método, la arquitectura del método.  La base fundamental pragmática, empírica y al mismo tiempo dialéctica de la Experimentación Pura, de la Ley de los Semejantes, de la Natura Morborum Medicatrix, la Individualidad Morbosa y Medicamentosa, la Fuerza Vital, la necesidad de medicamentos que actúen en este dinamismo a Dosis Mínimas y las Predisposiciones Miasmáticas.

El Método Homeopático Integral permite conocer al individuo y prevenir las disposiciones morbosas al usar un medicamento según su predominio miasmático para poder curarlo.  De esta manera, el beneficio no sólo es para el paciente que se cura con Medicina Homeopática, sino es trascendente a los que lo rodean y a sus descendientes; lo que es de gran importancia porque de esta manera ayudamos a mejorar la especie humana, finalidad última de la Medicina Homeopática.[1]  Esta es una de las principales razones que deben conocerse para brindar un mayor impulso y apoyo decidido para que un mayor número de mexicanos se beneficie con los conocimientos científicos de esta medicina.[2]

Además es importante mencionar que cualquiera que sea la especialidad médica, la medicina homeopática puede ser utilizada y el médico especialista que la practique, tendrá muchas mas posibilidades preventivas y curativas para sus pacientes. 


[1] Sánchez  Ortega, Proceso.  “Puntualización de la Clínica Integral Homeopática considerando lo Miasmático”.  Biblioteca Homeopática de México, 1992, pp. 3-10

[2] Campuzano, Allier.  “Propuestas para resolver la problemática de la Homeopatía en México”.  Foro Nacional de Homeopatía, integrado al Congreso Nacional de Medicina Homeopática XVI Asamblea General pág. 84.